miércoles, agosto 23, 2017

TAMBORES DE GUERRA (WAR DRUMS) (USA, 1957) Western






Director: Reginald Le Borg
---
Intérpretes PrincipalesLex Barker  (1, 2, 3, 4, 5, 6, 7), Joan Taylor (1), Ben Johnson (1, 2, 3), Larry Chance (1), Richard H. Cutting  (1, 2, 3John Pickard (1), James Parnell (1), John Colicos, Tom Monroe, Jil Jarmyn, Jeanne Carmen, Mauritz Hugo, Ward Ellis, Jack Hupp.
---


ArgumentoLa amistad entre un hombre blanco "Mangas", un jefe apache que traba de vivir en paz con el hombre blanco.
Mangas secuestrará a un joven muy bonita mexicana y la querrá hacer su esposa. Pero su amigo blanco se ha enamorado de la chica y le ofrecerá a mangas un rifle de repetición y mucha munición.
---
Mi comentario

" El jefe apache "Mangas", a su amigo hombre blanco:
- Tu gente escribe las palabras de paz en el viento"


Entretenido western reivindicativo, que se puede decir sin miedo a equivocarse que es de genuina serie -B, pero que, sorprendentemente, y más estando realizado por el destajista Reginald Le Borg, resulta bastante amena, aunque el guión alterne buenas escenas con otras cogidas por los pelos, no siendo nada creíbles.
El guión acierta al no haber excesivos diálogos, resultando toda la historia un canto al respeto entre seres humanos de distintas razas, una denuncia al maltrato de los hombres blancos para con los genuinos habitantes de Los Estados Unidos de Norteamérica, a los que engañaron y masacraron hasta casi su exterminación, confinándoles a reservas que en realidad no dejaban de ser campos de concentración donde no podían "molestar".


Aquí todo esto se recalca a través de la amistad entre los dos protagonistas, uno el jefe apache Mangas, y el otro un comerciante que más tarde será un mando del Ejército de la Unión.
Las escenas de acción están bien, los personajes perfilados y la bonita Joan Taylor haciéndolo magníficamente bien (de Ben Johnson no hace falta recalcar que está impecable en su papel, como siempre).
Al final, el resultado es más que apañado, sin duda de lo mejor dirigido por el habitualmente anodino Le Borg, y deja un más que aceptable sabor de boca.
Está bien.


No hay comentarios: