domingo, febrero 05, 2017

TITÁN CONTRA VULCANO (Vulcano, figlio di Giove) (Italia, 1962) Péplum, Fantástico







Director: Emimmo Salvi
---
Intérpretes PrincipalesGordon Mitchell (1), Iloosh Khoshabe, Bella Cortez, Roger Browne, Annie Gorassini, Furio Meniconi (1, 2), Omero Gargano (1), Isarco Ravaioli (1), Paolo Pieri.
---



ArgumentoJúpiter, cansado de los devaneos amorosos de su hija Venus, decide buscarle un marido entre dos candidatos: Maciste, un mortal que trabaja en la fragua de Vulcano, dios del fuego; y Marte, el dios de la guerra. Después de que Marte secuestra a Venus, Maciste es expulsado del Olimpo por medio de una treta de Plutón, aliado de Marte.
---



Mi opiniónVista ahora, enero de 2017, resulta sorprendente la visión de este film, mitad péplum, mitad cine puramente fantástico, con sus Dioses del Olympo y sus humanos.
Si se considera superficialmente este film, esto es, si no se escarba ni se le da importancia al subtexto y a la forma en la que está rodada, como si de un tebo se tratara, se diría que, simplemente, es una bastante mediocre película, absurda y a veces hasta algo vergonzante (sus efectos especiales....). Pero si se reflexiona simplemente un poco veremos que en realidad tiene mucho mérito este film.



Tiene una dirección artística soberbia, con unos decorados conscientemente falsos, esto es, el cartón piedra es asumido desde el comienzo y no se pretende en ningún momento engañar al público. Se ve el engaño, el artefacto, conscientemente, lo que le otorga a la cinta de una entrañabilidad que desarma a quien la está viendo.
Por otro lado, la imaginación es grande, con momentos naifs enriquecedores desde el punto de vista plásticos, y siempre es amena y divertida, precisamente por la total ausencia del sentido del ridículo. Es un juego para con el espectador, que creo que al final entra de lleno en él y disfruta de lo lindo.
A todo esto se añade la sensualidad, carnalidad, de las diversas actrices, con una Bella Cortez que está buenísima y en la escena del baile pone a mil al respetable.
En resumidas cuentas, que está francamente bien, es producto de su tiempo, cuando se rodaba de otra forma, y acaba gustando... si se la ve sin prejuicios, claro.


No hay comentarios: